martes, 10 de diciembre de 2019

Cuando el lesbianismo dejó de ser algo “extraño” para ser algo “normal”


Cuando el lesbianismo dejó de ser algo “extraño” para ser algo “normal”

La homosexualidad femenina siempre ha tenido menos visibilidad que la homosexualidad masculina

Uno de los mayores actos de valentía que hacen las personas homosexuales es la de salir del armario, de esta forma la persona pierde el miedo a ser despreciado por su orientación sexual y reivindican que es una forma de vivir la vida. En los últimos tiempo hay varios términos para referirse a la homosexualidad sin que tengan un significado malo u ofensivo para ellos, al igual que se han acuñado varias siglas para referirse a colectivos discriminados, como pueden ser las silgas LGTBI (Lesbianas, Gays, Transensuales, Bisexuales e Intersuales.). Antaño esto no existía y siempre que se hablaba sobre la homosexualidad los términos que se usaban en el castellano normalmente eran de forma ofensiva y se referían a la comunidad de forma insultante. Dentro de la homosexualidad había una gran mayoría hacia la hamosexualidad masculina y una minoría hacia la homosexualidad femenina, como por ejemplo bolleras, mujombre, orgías lésbicas y otros muchos más.



Para entender la situación se puede utilizar el ejemplo de las plantas, en el cual la planta que no da ninguna fruta, se la llama macho. Por ejemplo en el mundo animal, a la hembra que no puede tener hijos porque es estéril se la llamaba machorra. Más adelante todos estos “motes” pasaron del mundo vegetal y animal, al mundo humano, llamando a las mujeres que les es imposible tener descendencia “machorras”, al igual que las mujeres que estaban solteras mucho tiempo, o a las mujeres que tenían aspecto más parecido al masculino. Este término se encontró por primera vez hace seis siglos, en el año 1495, en un diccionario de castellano el cual tiene definiciones en latín y se encuentra esa palabra. En este diccionario podemos encontrar el término “mulier mascula”, el cual en castellano viene a referirse a una “mujer masculina” o también conocida como “machorra”.
Otra de las palabras que se han usado desde siempre para referirse a estas mujeres es el vocablo “marimacho”. Este término da palabra al grupo de mujeres que se comportan de forma parecida a los hombres, como podían ser las mujeres que tomaban cerveza o que jugaban al fútbol, cosa que en la actualidad no es nada normal. En este caso, esta palabra al igual que la anterior se ha encontrado hace 500 años en un diccionario de castellano del año 1611 donde dice que la palabra marimacho se utilizaba para referirse a las mujeres que la naturaleza tenía que haberlas hecho hombres pero las ha hecho mujeres.



De igual forma, estas dos palabras se han venido usando desde la antigüedad de forma ofensiva hacia las maduras lesbianas, pero no siempre ha ocurrido esto con todos los términos de la antigüedad. Ya que también podemos encontrar la palabra “varona”, la cual se refiere a mujeres las cuales realizaron actor heroicos, como pueden ser haber combatido en guerras, o en otros aspectos de la vida los cuales en teoría solo los realizan los hombres. Muchos años atrás las mujeres valientes se las consideraba como varonas de forma aceptiva, pero después pasaron a llamarlas machorras o marimachos de forma despectiva.

Unos siglos más adelante, en el XIX, se empezaron a utilizar nuevas palabras para referirse a las mujeres de lesbianas. En algunos libros de medicina de la época, se han podido encontrar nombres para referirse a la homosexualidad como pueden ser “invertidas” o “desviadas” de su género natural. Estos términos también se utilizan en la homosexualidad masculina. Seguramente los hayas escuchado ya que en el año 2019 aún se siguen utilizando de manera despectiva hacia las personas que tienen esa orientación sexual.
En el idioma español o castellano, no fue hasta el siglo XX cuando se empezaron a utilizar los términos lesbiana o lesbianismo para referirse a cuando dos mujeres se aman entre ellas. Hoy en día, en el año 2019 estas palabras ya están usadas como algo normal en nuestra sociedad. La gente ya no se asusta por ver a dos lesbianas de la mano, por ver vídeos porno de lesbianas o por ver a dos lesbianas besándose ya que es algo natural en la especia humana amar a otra persona ya sea de distinto género al tuyo o del mismo género al tuyo.
Por último, en el año 2019 ya existen términos neutros que no son ofensivas para referirse a la gente lesbiana como pueden ser Amaricada, Arepera, Bollera, Cachapera, Lesbianas Masturbándose, Entendida, kiki y muchos otros más. Por lo tanto los primero términos que hemos comentado en el primer párrafo ya son algo de la antigüedad y no deben de seguir utilizándose ya que el único significado que les ha quedado viene a ser para referirse a la gente lesbiana de forma despectiva.